Glosario de términos astrológicos

por Paris Antonio m.g.

actualizado el 27/07/2020


Este glosario está principalmente dedicado a los términos empleados en astrología tradicional (helenística, medieval y renacentista) aunque también se incluirán conceptos de la astrología moderna donde se considere necesario. Las definiciones pueden variar según la época o autoría; no presentan, por tanto, un carácter absoluto o definitivo.

La página está en construcción y revisión permanente: los últimos términos añadidos o modificados están resaltados.


_____________________________________________________________________________________________________________________________

Almuten o Victor (del Ar. Mubtazz). Es el planeta con más poder o dignidad esencial en un determinado grado zodiacal de acuerdo a los sistemas de valoración de dignidades medievales. Si un grado es ocupado por otro planeta o punto esencial de la carta (ASC, MC, P. Fortuna, etc...) entonces se dice que tal planeta o punto (ocupante) tiene como "almuten" al planeta con más dignidad en tal grado. Ej. Marte es el almuten del grado 20 de Capricornio, por tanto si dicho grado es ocupado por el Sol, Marte será el almuten del Sol. Estos son almutens simples (individuales), sin embargo también hay otros tipos de almuten complejos, que son los que obtienen más dignidad esencial sobre la combinación de varios grados zodiacales. Ej. Mercurio es el almuten de 10º de Géminis, mientras que el Sol lo es del grado 13º de Leo, sin embargo el almuten de la combinación de 10º de Géminis + 13º de Leo es Júpiter, por ser el planeta que más dignidades tiene en esos dos grados conjuntamente. Éste último procedimiento es empleado para determinar  el "Almuten del Alma" y el "Almuten Figuris" (entre otros) sintetizando la posición de varios planetas o puntos esenciales previamente escogidos. Téngase en cuenta que el almuten resultante cambia en función de la variante del sistema de dignidades y rango de puntuación elegidos.

Almuten Figuris [ver Almuten]. Es un tipo de almuten complejo cuyo método para determinarlo fue enseñado por Avraham Ibn Ezra en su “Libro sobre las Natividades”. Este Almuten es el planeta con más dignidad esencial en los cinco puntos vitales de la carta combinados: Sol, Luna, ASC, Parte de Fortuna y Sizigia prenatal. Además de la dignidad esencial también se tiene en cuenta la posición accidental (por casa) así como la regencia sobre el día y la hora; y en algunas versiones la orientalidad u occidentalidad (posición respecto al Sol). El Almuten Figuris tiene un papel muy especial relacionado con la espiritualidad y el Destino. No debe confundirse con el Almuten de la Carta de la astrología renacentista, que es el planeta con más fuerza esencial y accidental combinadas.

Caldeo, orden [ver Heptazona]. Secuencia descendente de los siete planetas visibles de acuerdo a las Siete Esferas (Heptazona) tradicionales planetarias: Saturno, Júpiter, Marte, Sol, Venus, Mercurio y Luna. Dicha secuencia está basada en la moción media de cada planeta, yendo desde Saturno (más lento) hasta la Luna (más rápida). La distribución de las Faces o Decanatos, Monomoirias y las Horas Planetarias obedecen este orden.

Carta astral. Mapa de la esfera celeste, para un momento y lugar dados, que representa la ubicación de los planetas en la eclíptica (signos zodiacales) y posición relativa al horizonte y meridiano natales (casas) así como sus respectivas relaciones (por aspecto). Hay varios tipos de cartas astrales: de nacimiento (carta natal), de revolución o retorno, de un evento, horarias, etc. También se le denomina de otras formas como: tema, mapa o figura, etc. Durante el pasado siglo se extendió además el uso del término “Horóscopo” para referirse a la carta astral en su conjunto pero este vocablo está mal empleado ahí y por tanto se desaconseja tal uso.

Cinturón o franja [ver homozónicos]. Puede referirse tanto al zodiaco completo (cinturón o banda zodiacal) o a los signos homozónicos; “estar dos planetas en la misma franja-cinturón” es lo mismo que decir que ambos planetas se encuentran en “signos homozónicos”.

Climatérico, año (del lat. climaterĭcus y gr. klimakteriói). Años peligrosos indicados por la activación mediante profecciones de puntos de la carta especialmente críticos.

Constelación. (Del lat. Cum-stella que significa “reunión de estrellas”). Puede referirse tanto a un conjunto de estrellas agrupadas mnemotécnicamente de manera que forman ciertas figuras en el firmamento (constelaciones de estrellas), como a una agrupación planetaria (conjunción) que se da en una carta astral. A veces también se emplea (André Barbault) como sinónimo de una configuración de diversos factores en una carta.

Cronocrator [ver Regente Temporal].

Cuadruplicidad. Agrupación de 4 signos zodiacales que forman una cruz o un cuadrado en el círculo zodiacal. Hay 3 cuadruplicidades (12/4) asociadas a los tres tercios (inicio, mitad y final) de las estaciones del año. Los signos CARDINALES o Móviles (Aries, Cáncer, Libra, Capricornio) corresponden al tercio inicial de las estaciones, los signos FIJOS, Sólidos o Firmes (Tauro, Leo, Escorpio, Acuario) al tercio medio y los signos MUTABLES, Bicorpóreos, Dobles o Comunes (Géminis, Virgo, Sagitario, Piscis) al tercio final. Cada signo de una cuadruplicidad pertenece a su vez a uno de los 4 elementos (Fuego, Tierra, Aire, Agua). Las cuadruplicidades no poseen planetas regentes como ocurre con las triplicidades.

Debilidad. Valoración negativa de un planeta de acuerdo a su posición en la carta. Es lo contrario a la "dignidad". Un planeta se encuentra debilitado en la medida en que tiene menos dignidad "esencial" o "accidental", por tanto no cuenta con la capacidad suficiente o la fluidez óptima para desarrollar su cometido.

Detrimento [ver Exilio].

Dignidad. Es la valoración positiva de un planeta. El concepto opuesto es la "debilidad". Se dice de un planeta bien ubicado en la carta que se halla "dignificado" o que obtiene "dignidad" y por tanto dispone de fuerza o facilidad para cumplir sus realizaciones. Los criterios por los que se otorga dignidad a un planeta son múltiples y de variable complejidad; se agrupan básicamente en dignidades "esenciales" y "accidentales". La dignidad también constituye una unidad simbólica para la valoración de un planeta. Por ejemplo, en el sistema medieval, un planeta "domiciliado" obtiene 5 dignidades o virtudes. Esta idea ha derivado en sistemas de unidades de cuantificación en astrología moderna como las "astrodinas" o "cosmodinas" y otras... que no hay que confundir con la idea original.

Dignidad esencial. Es la dignidad que obtiene un planeta de acuerdo a su posición en un signo zodiacal, un conjunto de signos (Triplicidad) o en alguna determinada división de los signos (Términos o Decanatos). En general la dignidad esencial valora cualitativamente a un planeta en términos de "calidad" o fluidez en la manifestación de sus principios esenciales.

Dignidad accidental. El tipo de dignidad no ya basado en la posición zodiacal (dignidad esencial) sino en la ubicación de un planeta respecto al horizonte y meridiano (en la "casas"), su fase solar (visibilidad, velocidad, sentido del movimiento) y su configuración respecto a otros planetas (aspectos). La dignidad accidental, en principio, valora más cuantitativamente al planeta en términos de "cantidad" de fuerza o poder para realizarse.

Disposición. Es la relación que mantiene un primer planeta con un segundo planeta que se halla en cualquier grado zodiacal en donde el primero tiene algún tipo de dignidad esencial: en tal caso se dice que el primer planeta es “dispositor” del segundo planeta. El concepto es análogo al de la regencia con la diferencia de que un planeta “rige” signos o partes de signos mientras que “disposita” a otros planetas o "dispone" de ellos. Ej. Si Marte está en el signo de Acuario, Saturno por su regencia sobre este signo se convierte en el “dispositor” de Marte: Saturno rige Acuario y es dispositor de Marte en Acuario, sin embargo no decimos que “Saturno rige a Marte”.

Domicilio. Se refiere a cualquier signo vinculado especialmente (mediante "regencia") a un planeta de tal manera que hace de "casa" o "domicilio" para el planeta en cuestión. Las luminarias (el Sol y la Luna) tienen un solo domicilio (Leo y Cáncer, respectivamente). Los demás planetas visibles tienen dos domicilios: Mercurio (Géminis y Virgo), Venus (Tauro y Libra), Marte (Aries y Escorpio), Júpiter (Sagitario y Piscis) y Saturno (Capricornio y Acuario). Se dice de un planeta que se halla en su signo que está "domiciliado" o "en su casa", obteniendo por tanto un alto grado de "dignidad esencial" que es una valoración tradicional cualitativamente positiva. También se considera al planeta que se domicilia en un signo como planeta "regente" de tal signo. Por ejemplo: Marte en el signo de Aries se encuentra domiciliado en uno de sus dos signos, por tanto está "en su casa" ya que Marte "rige" el signo de Aries; asimismo, Marte en Tauro no está domiciliado porque este signo es la casa o domicilio que pertenece a Venus (dicho de otro modo: "Tauro es regido por Venus" o "Venus es el planeta regente de Tauro"). Los planetas de más allá de Saturno (Urano, Neptuno, Plutón, etc..) y el resto de asteroides o planetoides no tienen domicilio, de acuerdo a la astrología tradicional. El concepto contrario al domicilio es el "detrimento" o "exilio".

Equipolentes, signos (isanáfora). Son signos equivalentes en cuanto a sus respectivos periodos ascensionales por estar simétricamente situados a ambos lado del eje equinoccial (0º de Aries – 0º de Libra). Hay seis parejas de signos equipolentes: Aries-Piscis, Tauro-Acuario, Géminis-Capricornio, Cáncer-Sagitario, Leo-Escorpio y Virgo-Libra.

Estrellas Fijas. Son los astros que permanecen "inmóviles" en el firmamento constituyendo el fondo "fijo" de las constelaciones. En astrología usamos este término como contraposición al de "planetas" o "estrellas errantes" que sí presentan un movimiento en el cielo. Aunque, en realidad la "precesión de los equinoccios" va desplazando las estrellas muy lentamente a razón de un grado cada 72 años (aprox.), esto resulta inapreciable a simple vista respecto al movimiento planetario. Algunas de las estrellas más brillantes o cercanas a la eclíptica son consideradas en astrología.

Exilio o Detrimento. Signo opuesto (en una disposición zodiacal circular) al signo del domicilio de un planeta. O también, séptimo signo contado a partir del domicilio. Cuando un planeta ocupa tal signo se dice que está “exiliado”, “en exilio” o “en detrimento”. Se considera una debilidad esencial, ya que si bien el domicilio es la “casa” de un planeta, el exilio es el lugar más alejado de ésta.

Heptazona  [ver Caldeo, orden]. Se refiere tanto a la propia séptuple zona de las esferas planetarias como al orden que ocupan los planetas en la misma. En la práctica, "orden de la heptazona" equivale al "orden caldeo".

Homozónicos, signos. Son los signos que comparten el mismo planeta regente y por tanto mantienen cierta simpatía mutua: Géminis y Virgo (Mercurio), Tauro y Libra (Venus), Aries y Escorpio (Marte), Piscis y Sagitario (Júpiter), Acuario y Capricornio (Saturno).

Horas planetarias. División tradicional del día, de acuerdo a los periodos de luz, en 12 horas de igual duración diurnas y 12 horas nocturnas, cada una regida por un planeta según el orden Caldeo comenzando con el planeta que rige el día de la semana.

Luminarias. Las "luces del cielo": el Sol (luminaria diurna) y la Luna (luminaria nocturna).

Mensale [ver Revolución o Retorno]. Es la Revolución Lunar (RL). La variante propuesta por Maurice Privat (anexo final en “La Técnica de las Revoluciones Solares” de Alexandre Volguine) consiste en calcular los retornos lunares no para la posición de la Luna en la carta natal sino para la ubicación de ésta en la Revolución Solar (RS).

Monomoiria (plural: monomoiriai). Distribución de grados zodiacales individuales regidos por su pespectivo planeta. Hay, por tanto, 360 monomoirias cuyas regencias se establecen siguiendo la secuencia del Orden Caldeo (o Heptazona) y empezando en cada signo por el planeta regente de éste.

Munakara o contienda. [Al-Biruni]. Es un estado de dignidad accidental negativa producido por una cadena problemática de disposición según la secta planetaria. Un planeta se halla en estado de munakara cuando su dispositor pertenece a la secta contraria, y éste a su vez es dispuesto por otro planeta de secta contraria a la suya.

Peregrino. Planeta que no tiene dignidad o regencia alguna en el grado zodiacal que ocupa.

Planeta. Del gr. "planētēs" que quiere decir "errante" o "vagabundo". En astrología usamos este término de acuerdo a la concepción clásica como sinónimo de "astro errante" (por contraposición a las "estrellas fijas") que incluye a las luminarias (el Sol y la Luna), además de los cinco planetas visibles (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno) y los posteriormente agregados modernos (Urano, Neptuno, Plutón, etc...) Las definiciones astronómicas modernas no se toman en cuenta: "estrella" para el Sol, "satélite" para la Luna o "planeta enano" para Plutón, etc... Por ejemplo, en el momento de escribir esto se encuentran en el signo de Capricornio; la Luna, Saturno y Plutón; decimos entonces que hay "tres planetas" en ese signo (o que hay dos planetas más una "luminaria") y no que hay "un satélite, un planeta y un planeta enano".

Profección (del lat. proficiscor o profectio) o relevo anual. Etimológicamente significa “irse”, “partir”, “salir”. Dentro del sistema de regencias temporales es la más básica o común. Principalmente el ASC o algunos de los otros puntos vitales de la Carta son “lanzados” (gr. áfesis) o “parten” de su signo radical para recorrer el resto de signos zodiacales a razón de un signo por año. A medida que van visitando otros signos van cediendo el testigo o “transfiriendo los tiemposa sus respectivos regentes. Se trata, pues, de un relevo por signo anual en el que los planetas se turnan para renovar sus regencias temporales.

Radical o Radix (del lat. radix: “raíz”). Se refiere a la posición en la carta por defecto para distinguirse de otras ubicaciones derivadas en los sistemas predictivos (tránsitos, revoluciones, progresiones, etc...) Por ejemplo: en una carta Venus está en Géminis, pero por tránsito se encuentra en Aries en un momento dado; entonces nos referimos a su posición primera como “Venus radical” (en Géminis) para distinguirse de “Venus transitando” (en Aries). También se aplica a la carta astral en su conjunto: “la carta radical” o “tema radix” para diferenciarla de otras cartas progresadas o de revoluciones.

Regencia. Se trata de una conexión especial de los planetas con signos zodiacales o cualquiera de sus divisiones en virtud de algún tipo de dignidad esencial. De tal modo que un planeta puede regir un signo por domicilio o exaltación, una triplicidad de signos, un término, decanato u otras divisiones menores. También se aplica a las horas planetarias. Por regla general, cuando se habla del “planeta regente de tal signo”, sin especificar más, se refiere a la regencia por domicilio.

Regente Temporal o Cronocrator (en ing. “Time Lord”, “Señor del Tiempo). Se aplica al planeta que obtiene regencia sobre un punto de la carta determinado durante un lapso de tiempo en un proceso de turnos; de tal manera que esta regencia va rodando entre los planetas a modo de relevo. La duración de la regencia temporal y el orden de los relevos varían en función de la complejidad del sistema: el más simple y común es el de las profecciones, o relevos anuales, pero en la astrología helenística se emplean muchos otros.

Relevo [ver Profección]. Termino sugerido por Rafael Gil Brand y recomendado por Eduardo Gramaglia para las Profecciones (anuales).

Retrógradación. De acuerdo al movimiento aparente de los planetas en relación al Sol, hay momentos en los que dependiendo de su fase solar un planeta es visto desde la Tierra moviéndose en sentido zodiacal contrario. Es decir, que en lugar de aumentar grados en un signo, disminuye. O en vez de avanzar zodiacalmente en el sentido contrario a las agujas del reloj, retrocede en el sentido de éstas. Se le denomina entonces como planeta "retrógrado" y se le suele representar en la carta junto a la letra "R". En astrología tradicional la retrogradación, entre otras cosas, es considerada como una de las mayores debilidades (accidentales).

Revolución o Retorno (planetario), carta de. Dentro del marco de las técnicas predictivas, es una carta calculada para el instante en que un planeta retorna a su posición zodiacal original tras haber completado un determinado número de vueltas (ciclos) a lo largo del zodiaco. Las más célebres son las conocidas como revoluciones solares y lunares, basándose en los respectivos retornos de las luminarias. En la astrología clásica se toma el lugar natal para levantar la carta de revolución, aunque en astrología moderna es más usual hacerla para el lugar donde está viviendo la persona en cuestión en el momento del retorno. 

Revolución solar (RS). Es una carta de revolución o retorno solar, como su nombre indica, calculada para el momento en el que el Sol retorna a su propia posición zodiacal exacta. Aunque, por su aproximación, se le puede denominar también “carta de aniversario o cumpleaños” en realidad no coincide exactamente con el día ni con la hora natal. La referencia clásica más completa la encontramos en la magna obra de Albumasar (Abū Ma'shar) “Sobre las Revoluciones de los Años de las Natividades” del s. IX. En la astrología helenística anterior también se practicaban revoluciones solares (antigénesis) pero su método de elaboración es distinto al usual.

Revolución mensual (RM). De acuerdo con la obra de Albumasar citada arriba, a partir de la RS se pueden ir generando cartas a medida que el Sol alcanza la misma posición por grado y minutos a lo largo de los distintos signos, dándonos un total de 12 RM por cada RS. Ej. Partiendo de una RS en la que el Sol está a 21º40’ de Cáncer; a 21º40’ de Leo se produce la 2ª RM; a 21º40’ de Virgo la 3ª RM, etc. hasta llegar a los 21º40’ de Géminis donde concluye con la 12ª y última RM. La 1ª RM siempre coincide con la propia carta de la RS.

Punto terminal o final. En la terminología de Albumasar (Abū Ma'shar) se refiere al punto o al signo zodiacal donde acaba la profección en un año dado.

Significador. Atribución de los planetas en la interpretación como representantes de personas o cualquier cosa, bien sea abstracta o concreta. Hay tres tipos de significadores: universales o naturales, específicos y temporales: los universales o naturales son generales para cualquier carta, los específicos varían en función de su situación dentro de una carta y los temporales se activan como cronocratores en periodos determinados por las direcciones y profecciones. Por ejemplo: el planeta Venus es el significador natural o universal de la mujer, del arte y del amor en cualquier carta astral; pero si en una carta dada se encuentra en la casa 6ª (o es regente de la misma) entonces, además, pasa a ser significador específico de la enfermedad y sirvientes o subordinados; y si la profección anual del MC termina en uno de los signos de Venus, también será significador (temporal) de la profesión durante ese año.

Sizigia (prenatal). "Reunión" en griego. Se refiere al "alineamiento" entre las luminarias y la Tierra previo al momento de la carta astral en cuestión. Esto es: la conjunción u oposición Sol-Luna anterior más próxima. El grado zodiacal de la sizigia lo indica siempre la Luna: en la conjunción coincide con el Sol pero en el caso de la oposición se toma el punto zodiacal de la luna llena (no el del Sol). En astrología tradicional la sizigia prenatal se considera como uno de los puntos esenciales para determinar el "Almuten Figuris" o planeta regente de la carta, además de tener un papel relevante en ciertas técnicas predictivas.

Tiempos de ascensión (gr. anaphoroi chronoi). Se trata de una equivalencia entre tiempo-espacio ampliamente utilizada en las técnicas predictivas helenísticas y medievales. La idea consiste en observar cuántos grados de ascensión recta (sistema ecuatorial) recorre el MC a la vez que un signo completo asciende por el horizonte (Horóskopos). Con esto se establece una tabla de grados “ascensionales” para cada signo en una localidad determinada, porque dada la oblicuidad de la eclíptica los signos varían sus tiempos de ascensión según la latitud geográfica. Luego tales grados se convierten en años a razón de 1º = 1 año. Esto constituye la base de parte de lo que se conoce como direcciones primarias por un lado y también de las direcciones simbólicas modernas (1º = 1 año) por otro.

Tránsito (gr. epembasis). El paso de un planeta en un momento dado, indicado por las efemérides, sobre otro planeta (por conjunción o aspecto), un signo, una casa o cualquier otro punto de la carta astral, que corresponde a un tiempo anterior (carta natal) o a tiempo real. Es decir, que un planeta puede “transitar” sobre otro planeta o signo de una carta natal de un tiempo anterior o respecto a otro planeta (o signo, punto, etc...) de la carta astral que se forma ese preciso instante en el cielo. Este concepto forma parte de las técnicas predictivas.

Triplicidad. Agrupación de 3 signos zodiacales que forman la figura de un triángulo (equilátero) en una disposición zodiacal circular. Hay por tanto 4 triplicidades (12/3) representando a los 4 elementos: FUEGO (Aries, Leo, Sagitario), TIERRA (Tauro, Virgo, Escorpio), AIRE (Géminis, Libra, Acuario) y AGUA (Cáncer, Escorpio, Piscis). Los 3 signos de cada triplicidad son de distinta cuadruplicidad. Cada triplicidad posee sus propios planetas regentes.

Vacío de Curso (del gr. kenodromía). Se refiere al estado de cualquier planeta, pero especialmente de la Luna, que no aplica (es decir, no forma conjunción o aspecto) a ningún otro en un determinado rango de grados (30º en astrología helenística, o el número de grados que le restan del signo que transita en astrología medieval/moderna). Este concepto se usa sobre todo en astrología horaria.

Victor [ver Almuten].

 



Plagiarism Detection

Página creada con Mozello - La forma más fácil de crear una web.

 .